Klabin adopta herramientas y procesos para mitigar los principales riesgos relacionados con los negocios, de forma tal que le permita mantener los resultados esperados en las operaciones y su perennidad. La administración de riesgos tiene también el objetivo de evaluar aspectos futuros, capaces de provocar impactos negativos tanto en las actividades como en la reputación de la compañía y en la relación con sus públicos estratégicos.

Los principales riesgos identificados en los negocios son:

Riesgos financieros – En 2012, la compañía inició el mapeo de los principales riesgos financieros corporativos que pueden tener impacto en el resultado operacional o en la generación de caja. El trabajo, dividido en tres fases y previsto para finalizar en 2013, tiene como objetivos detallar las principales variables del negocio y permitir la estructuración de una política formal de cobertura. La administración de dichos riesgos hoy se realiza por medio de sistemas de control, determinación de límites de posiciones y contratación de instrumentos de protección de crédito. No se realizan operaciones especulativas en ese sentido y la contratación de instrumentos derivativos está restringida, pudiendo ser aprobada solamente por el consejo de la compañía.

El endeudamiento de la empresa está indexado a la fluctuación en las Tasas de Interés a Largo Plazo (TJLP) en virtud de los contratos de financiaciones firmados con el BNDES, como también a la tasa Libor, vinculada a los contratos de financiación a la exportación. Toda la exposición cambial base caja se cubre con el ingreso de exportaciones. La empresa tiene una Política de Inversiones que preserva la liquidez y la calidad de los activos financieros siguiendo estrictamente los estándares establecidos de límites y ratings para operar con cada institución financiera o contraparte.

Riesgos de mercado – Las inversiones en modernización de las unidades industriales y en el aumento de la capacidad productiva garantizan un diferencial competitivo para Klabin, generando mayor eficiencia en las operaciones y permitiendo el desarrollo de productos de más calidad y mayor valor agregado. El seguimiento de las tendencias de los mercados nacionales e internacionales de papel y embalajes permite monitorear esos riesgos para apoyar decisiones sobre eventuales redirecciones en la producción y en la comercialización. La operación verticalizada e integrada, el soporte a la calidad y la diversificación de productos, protege a la empresa frente a las variaciones de la demanda, así como las fluctuaciones macroeconómicas de las economías en las que actúa. De este modo Klabin tiene,  en  sus productos y actuación en varios segmentos una exposición en el mercado bastante diluida, no dependiendo de una determinada industria o de clientes específicos.

Riesgo de crédito – En 2012, la empresa concluyó el mapeo de riesgos de crédito y la revisión de los criterios de gestión y de las políticas, adoptando la probabilidad de incobrabilidad de la cartera. Para reducir los riesgos de crédito en cuentas a recibir, Klabin basa su estrategia en normas específicas de registro, aceptación de clientes, análisis de crédito y establecimiento de límites de exposición por cliente, así como por la rápida verificación de títulos de créditos vencidos y garantías prestadas. Para las operaciones en el mercado externo, la compañía contrata pólizas de seguro de crédito.

Riesgos ambientales – Para actuar de forma sostenible, Klabin sigue rigurosas directrices establecidas por su Sistema de Gestión Ambiental, certificado por la norma ISO 14001 en las operaciones fabriles y por el FSC® en las operaciones forestales. Medidas de Evaluación de Aspectos e Impactos, referentes a la conservación del medio ambiente y al mantenimiento de la salud humana, aseguran la aplicación del Principio de la Precaución, establecido por la ECO92. |GRI 4.11|